El Cuarto Informe sobre el estado de la Implementación del Instituto Kroc. Kroc versus el Acuerdo de Paz y Kroc versus Kroc (I)

José Francisco Puello-Socarrás

Escuela Superior de Administración Pública

Locura es hacer las mismas cosas una y otra vez,

esperando un resultado distinto.

Rita Mae Brown (1983) "Sudden Death"


El 16 de junio pasado, el Instituto Kroc de la Universidad de Notre Dame (EE.UU.), a través de la Iniciativa Barómetro, proyecto responsable de apoyar técnicamente el monitoreo a la implementación del Acuerdo de Paz, publicó su Cuarto Informe titulado: Tres años después de la firma del Acuerdo final de Colombia: Hacia la transformación territorial.


En vista del significado que los sucesivos Informes Kroc entrañan para el presente y el futuro de la etapa posacuerdo, se precisa considerar diferentes aspectos provocados a raíz de su cuarta versión. Este artículo se concentra en cuestiones metodológicas ya que varios de estos asuntos resultan ser los más erráticos dentro de la construcción en esta versión del informe. También porque esta dimensión es determinante para el monitoreo y el seguimiento de la implementación, al afectar las conclusiones y los resultados, componentes vitales dentro de la estructura lógica prevista por el Acuerdo.


Se destacan entonces dos conclusiones principales: 1) tal y como sucedió con las versiones anteriores, el nuevo Informe Kroc sigue sin cumplir a cabalidad, con suficiencia y rigurosidad, el mandato otorgado desde un principio por el Acuerdo final de Paz[1]. Es lo que denominamos: Kroc versus el Acuerdo de Paz; 2) el Cuarto Informe revela que, además, la Iniciativa Barómetro (es decir, Kroc en Colombia) no cumple a cabalidad, con suficiencia y rigurosidad, lo dispuesto por ¡el mismo Instituto Kroc! Es lo que sintetizamos en el apartado: Kroc versus Kroc.


1.Kroc versus el Acuerdo


Entre las responsabilidades otorgadas por el Acuerdo de Paz al Instituto Kroc, dos de ellas deben destacarse:


"a. Diseñará la metodología para identificar los avances del acuerdo [...]


d. Construirá con rigor metodológico un modelo de evaluación y seguimiento que permita medir el cumplimiento de los acuerdos, lo suficientemente preciso y que permita en tiempo real, la toma de decisiones y los ajustes, todo ello en una lógica de mejoramiento continuo de las capacidades de ejecución en la construcción de la paz" (AF, 2016: 310).


Después de cuatro versiones de este informe aún no se evidencian ni el diseño de una metodología ni la construcción de un modelo para la evaluación y el seguimiento apegados a los "Criterios orientadores del mecanismo de verificación" (AFP, punto 6.3.1., p. 209) y, entre otros, el de correspondencia. En su lugar, la Iniciativa Barómetro continúa adoptando y adaptando un diseño anterior, previamente construido, como "enfoque" de seguimiento[2]. Esta preferencia sigue, por demás, sin validarse técnicamente respecto a su adecuación, verosimilitud, pertinencia y relevancia para analizar en tiempo real la implementación efectiva de lo acordado en el caso de Colombia.


Esta es una cuestión que no resulta menor. Al tratarse de un proceso que, como el propio director (hoy saliente) del Instituto Kroc, D. Cortright, lo ha caracterizado en diferentes oportunidades: El caso de Colombia es único[3], resulta imprescindible entonces la construcción ex novo de una metodología ajustada a esta impronta excepcional, máxime cuando el proceso de implementación muestra una complejidad progresiva.


2.Kroc versus Kroc


De otra parte, la cuarta versión del Informe Kroc omite sin justificación alguna los protocolos básicos previstos para este tipo de análisis establecidos por el mismo Instituto Kroc. Lo anterior se evidencia de varias maneras. Al contrastar la Matriz Barómetro, la cual debería marchar "al compás" ⎼textualmente, dice el Cuarto Informe (p. 9)⎼ de la Matriz Kroc (PAM), saltan a la vista varias diferencias (ver cuadro N.° 1).


Cuadro N.° 1. Metodologías Barómetro vs Kroc 

Entre una y otra versión existen disensiones sustanciales que cuando se omiten (¿deliberadamente?) implicarían distintas interpretaciones sobre el proceso y las conclusiones mismas del Informe. En el caso de la codificación "implementación mínima" el ejemplo genera suspicacias.


Pero supongamos, por un momento, que la omisión anterior fue desprevenida con el propósito de redactar un informe manejable y sintético. Admitamos, por otro instante, que la única manera de ser breve sería omitiendo (Aldous Huxley dixit) y, con ello, se parafrasearon definiciones que deberían ser taxativas en virtud de su naturaleza metodológica. Avanzando con este mismo contraste, advertimos adicionalmente que después no sólo se omiten los criterios para la codificación sobre el grado de implementación alcanzado hasta el momento, sino que ahora se eliminan los criterios: 4) Retrocesos y 5) Retrocesos menores o mayores, los cuales simplemente desaparecen (ver cuadro N.° 2).


Cuadro N.° 2. Metodologías Barómetro vs Kroc


El Cuarto Informe desconoce las llamadas reversiones (o retrocesos y sus magnitudes). Deliberadamente se descartan sin explicitación o explicación. La sola palabra "retrocesos", por ejemplo, apenas se registra en tres (3) oportunidades dentro de un informe "comprensivo" de más de 100 páginas y, por demás, retóricamente. Aun cuando el Informe señala que se creó "una serie de herramientas que permiten ordenar el Acuerdo, procesar y analizar la información recogida y describir en tiempo real los avances o retrocesos en la implementación" y se realizó "un análisis cualitativo en el que se presentan logros, dificultades, brechas, retrocesos, interdependencia entre disposiciones y efectos positivos y negativos de la implementación del Acuerdo", al final, ni el análisis ni las conclusiones ni los resultados sobre esta dimensión de la implementación aparecen en el documento.


Así, esta versión del informe no solo omite cumplir rigurosamente los protocolos sostenidos por el Instituto Kroc. Se adelanta entonces una argumentación errática fruto de una metodología selectiva y, además, incompleta. Esto, desde luego, constituye una mala práctica académica que, por consecuencia obvia ⎼lo sabe cualquier investigador⎼, afecta la consistencia teórica, la congruencia empírica y la coherencia lógica de las conclusiones, la verosimilitud de los resultados y, en últimas, pone en duda la calidad del acompañamiento "técnico" de la Iniciativa. En síntesis, un proceso que sin la garantía de una metodología sistemáticamente establecida y observada generaría productos (informe) y resultados ("diagnóstico" y "recomendaciones") sesgados. Lo anterior insistiendo que se precisa cuanto antes un diseño metodológico ex novo.


Ilustremos estos extravíos estructurales con otro ejemplo. Resulta sintomático que en la tercera parte de la Metodología General de Codificación PAM: "III. Definiciones, variables y puntos de referencia para la codificación del estado de la implementación de las disposiciones", Amnesty ("amnistía") sea ¡la primera de las provisiones a codificar!


El Cuarto Informe, en cambio, no contiene alguna consideración a este respecto. La sola palabra apenas aparece nominalmente en dos (2) oportunidades y para referirse a los Acuerdos de Paz en Angola (1994) y Sierra Leona (1996), justamente en el apartado que el documento autodenomina: "La implementación del Acuerdo Final de Colombia en su tercer año: una perspectiva comparada", sección donde ni se hace un análisis comparativo (se trata de un mero contraste) ni una referencia puntual al asunto. La apostilla al caso colombiano resulta asistemática, máxime cuando esta es una de las controversias hipercríticas del proceso de implementación a tres años de su firma. Poniendo patas arriba las palabras que mencionaba el director saliente, D. Cortright, en este tema el caso colombiano sería sin lugar a dudas "único": ¡no se registra parangón que algún acuerdo de paz alrededor del mundo, después de treinta y seis meses, haya registrado este nivel de incumplimiento![4]


[1] Puello-Socarrás, J.F. (2017). Pacta Sunt Servanda y el no cumplimiento del Acuerdo final por parte del Instituto Kroc. Revista Izquierda. No. 72, pp. 47-53. Disponible en: https://bit.ly/38vBi3g.


[2] "The Peace Accords Matrix (PAM) engaged Barometer program offers a preventive and contributive form of accompaniment in support of implementation of comprehensive peace agreements... Utilizing PAM methodology, the Barometer program will develop a framework for assessing implementation of the Colombia Peace Accord based on comparative analysis of other peace accords". https://peaceaccords.nd.edu/barometer.


[3] "'Proceso de paz colombiano da luces para nuevas metodologías': David Cortright". https://www.cesa.edu.co/news/proceso-de-paz-colombiano-da-luces-para-nuevas-metodologias-david-cortright/ [visita del 1.9.2017 y 15.11.2018]. 


[4] "A la fecha [Nota: marzo de 2020], no ha sido posible la consolidación del listado definitivo de integrantes de la extinta guerrilla; aún se encuentran privados de la libertad más de un centenar de exguerrilleros y exguerrilleras; el proceso de otorgamiento de la amnistía por parte de la Jurisdicción Especial para la Paz transcurre a paso lento (a febrero de 2020 se habían concedido solamente 74 amnistías y 55 libertades condicionadas). Todo ello da cuenta de las condiciones adversas que en su cotidianidad deben pasar quienes hicieron parte de las FARC-EP a fin de ejercer con plenitud sus derechos políticos" (CEPDIPO, 2020, Los Acuerdos son para cumplirlos, p. 127). A lo anterior se sumaría: a) la imposibilidad del ejercicio de derechos políticos por dilación en procesos de amnistía y b) el incumplimiento de la suspensión de órdenes de captura en sintonía con procesos de amnistía.


Descarga el archivo aquí:

File Name: Izq87_art07
File Size: 780 kb
Download File
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Viernes, 25 Septiembre 2020

Imagen Captcha